Estrategia para prepararse para una maratón

La maratón es una de las pruebas atléticas de mayor renombre e historia, rememorar la hazaña de Filípides que corrió de Marathon y Atenas para anunciar la victoria del ejército griego frente a los invasores persas, para morir después de ello, le da a esta prueba un carácter épico que se combina con el reto atlético que implica esta prueba que se realiza en todo el mundo.

Para poder cumplir con el desafío físico y mental que implica correr una maratón se debe estar preparado adecuadamente, es necesario contar con una estrategia, que le permita al corredor saber cómo realizar la salida, determinar los tiempos para recorrer kilómetro a kilómetro cada tramo, saber cómo enfrentar las dificultades que presenta el circuito relacionados con desniveles o condiciones climáticas adversas.

Una estrategia ayuda a aumentar la confianza y brinda seguridad, permite determinar las tareas que se deben cumplir durante el desarrollo de la maratón y da la posibilidad de controlar los aspectos fundamentales que permitirán lograr los objetivos trazados para la carrera.

Hay que considerar que correr una maratón es un objetivo bastante ambicioso, especialmente para los atletas que se inician en esta carrera tan popular, incluyo para aquellos corredores experimentados esta prueba representa siempre un gran reto que asumen con mucha seriedad y disciplina; ya que el entrenamiento arduo en la base de toda preparación; pero necesita de una planificación inteligente.

Entrenar de forma progresiva y controlada

La maratón es una de las carreras donde el impacto es uno de los elementos que puede causar más lesiones, hay que considerar que no todas las personas poseen el morfotipo adecuado para esta prueba, por lo que se puede ser más propenso a sufrir lesiones en función de la edad, la talla, el peso, la condición física y la propia morfología; por lo que para prepararse para una maratón es necesario conocer nuestra condición física.

El entrenamiento debe ser progresivo en cuanto a cargas de trabajo y distancias para que el cuerpo se adapte y vaya aumentando la condición física, incluso los corredores más experimentados se preparan para una maratón de forma progresiva y organizada para evitar sobrecargas musculares o lesiones producidas por sobreentrenamiento que pueda alejarlos de la competencia.

Mantener una adecuada relación entrenamiento descanso

Uno de los riesgos que corre todo atleta que se prepara para una maratón es exponer su organismo a un desgaste progresivo que pueda llevarlo al sobreentrenamiento y a anemias; por ello una parte importante de la estrategia de preparación es mantener un equilibrio adecuado entre el descanso reponedor y el entrenamiento, el descanso nocturno con un sueño profundo es muy necesario para todo atleta.

También se necesita de un descanso programado entre vargas intensas de entrenamiento; ya que, en los deportes de fondo, la intensidad de las sesiones de entrenamiento unidas a las largas distancias y a las dietas, muchas veces restrictivas hacen que el organismo sufra un desgaste progresivo que puede llevar a la aparición de anemias.

Es importante mantener estables los ritmos cardiacos, para lo cual se debe culminar el entrenamiento diario al menos tres horas antes de acostarse y se debe dormir al menos 7 horas diarias. L ausencia de descanso o al menos de cargas de trabajo más relajadas puede conducir a la fatiga crónica, y la inadecuada asimilación del entrenamiento lo que puede causar descensos en el rendimiento y aumentar los riesgos de lesiones.

Una dieta balanceada adaptada al entrenamiento

Las pastas, los arroces y cereales, ricos en hidratos de carbono, constituyen la base energética para hacer frente a los entrenamientos, pero es necesario también incluir en la dieta verduras, frutas, carnes y pescados, así como los suplementos vitamínicos necesarios que permiten mantener una alimentación adecuada. Es recomendable contar con el apoyo de un especialista en nutrición de deportistas.

Hay que considerar que la maratón exige al atleta un alto consumo energético, el organismo humano posee una capacidad limitada para almacenar glucógeno, que es el combustible que nuestro cuerpo necesita para correr, por lo que en el entrenamiento se debe ir adaptando el cuerpo para acostumbrarse a un ritmo de carrera en el que se pueda hacer un consumo eficiente de glucógeno, para evitar la pérdida de energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *